Agregadores ¿La solución a los métodos de pago en ecommerce?

Hace aproximadamente cinco años procesar pagos en comercio electrónico era algo poco explorado, no existían las opciones que conocemos hoy como empresas Fintech y todo estaba centralizado en los medios de pago que ofrecían los bancos adquirentes y procesadores (Prosa y e-global). Dado este esquema, los aventurados emprendedores en comercio electrónico tenían que pasar por un proceso largo y complicado en el cual necesitaban firmar un contrato de adquirencia con el banco así como cumplir con todos los trámites que requerían: Cuenta de cheques, estados financieros, fianza, alta en hacienda, etc. Una vez que se cumplía con la documentación se debía construir la conexión entre el sitio y el motor de pagos que generalmente era redireccionado al sitio del procesador de pagos por ejemplo Procom, no era posible hacerlo self service, se necesitaba de un recurso del banco y otro del procesador para coordinar la integración, en el mejor de los casos en tres meses se podía finalizar la integración. Históricamente el nivel de contracargos en México es alto y se ha combatido mediante iniciativas como EMV para transacciones con tarjeta presente, en el caso de comercio electrónico se tomó la decisión por parte de los bancos y las marcas de implementar 3D Secure como herramienta de prevención de fraudes la cual impactó negativamente la tasa de conversión que sumado al check out redireccionado daba como resultado tasas muy bajas de conversión.

Gracias al desarrollo de empresas Fintech con la visión de simplificar los servicios financieros surgieron empresas de pagos como Paypal y Square para transacciones online y tarjeta presente respectivamente. Con la expansión a México de Paypal y la llegada de modelos similares a Square como Izettle o Clip se simplificó por una parte el proceso administrativo y por otro la integración tecnológica. En una economía con crecimiento sostenido, bajo nivel de inflación y una industria de pagos anquilosada se visualizó una gran oportunidad por lo que se sumaron varios jugadores más como Mercado Pago, PayU o Conekta.

Este nuevo esquema de pagos en el cual entre el banco adquirente y el establecimiento existe un intermediario que facilita la integración produjo cambios en la regulación de Banco de México y Comisión Nacional Bancaria y de Valores, es así que el 11 de marzo del 2014 se publican en el diario oficial las disposiciones de carácter general aplicables a la red de medios de pago que tiene como por objeto regular las Redes de Medios de Disposición, los Participantes en Redes, los términos y condiciones en que se presten servicios relacionados con dichas redes, las condiciones que deben cumplir los Participantes en Redes, así como las Cuotas de Intercambio, Comisiones o cualquier cargo que se cobren directa o indirectamente, excepto por los servicios provistos por el Banco de México y aquellos a que se refiere la Ley de Sistemas de Pagos, en relación con dichas redes. En estas disposiciones se define a los facilitadores de pago como agregadores sumándose a los adquirentes:

Adquirente: al Participante en Redes que de conformidad con el contrato que haya celebrado con la Cámara de Compensación para Pagos con Tarjetas, provea servicios de pagos a Receptores de Pagos o a Agregadores, en las Redes de Pagos con Tarjetas y, en su caso, provea la infraestructura de TPVs conectadas a estas últimas redes. Asimismo, se compromete en los términos pactados, entre otros, i) a recibir de los Receptores de Pagos las solicitudes de autorización de pago con Tarjetas; ii) a tramitar y dirigir a los respectivos Emisores dichas solicitudes a través de la Cámara de Compensación para Pagos con Tarjetas; iii) a recibir las autorizaciones de pago, rechazos de pago, devoluciones y ajustes tramitadas por el Emisor para entregarlas al Receptor de Pagos, y iv) a liquidar al Receptor de Pagos el importe de los Pagos con Tarjetas que cuenten con la autorización de pago otorgada por el correspondiente Emisor

Agregador: Al Participante en Redes que, al amparo de un contrato de prestación de servicios celebrado con un Adquirente ofrece a Receptores de Pagos el servicio de aceptación de Pagos con Tarjetas y, en su caso, provee la infraestructura de TPVs conectadas a dichas redes.

En resumen estas disposiciones enmarcan las reglas generales con las que deben operar adquirentes y agregadores así como la información que deben presentar a la Comisión y Banco de México de forma anual.

Uno de los principales cambios fue la creación de la categoría de agregador dentro de los giros de comercio con el objetivo de diferenciar la tasa de intercambio la cual es la más alta junto a la categoría de restaurantes en tarjeta de crédito con 1.76%, en débito es igual la más alta junto con otros giros con 1.15%. La tasa de intercambio es la comisión que paga el adquirente al emisor de la tarjeta como porcentaje del monto de la compra y se calcula entre otras variables con base en el riesgo que puede presentar cada giro. Este costo impacta directamente en la comisión o tasa de descuento que los adquirentes cargan a los agregadores para procesar pagos. La tasa de descuento es la comisión que cobra el banco adquirente a los establecimientos y agregadores que procesan pagos a través de su plataforma, la tasa de descuento promedio tanto de crédito como débito se pueden consultar en el sitio de Banco de México. La tasa de descuento se construye de forma general sumando la tasa de intercambio, costo de procesamiento, riesgo, costos operativos y margen.

Considero que los agregadores son una solución para incrementar el nivel de aceptación de tarjetas porque ofrecen procesos administrativos ágiles e integraciones sencillas mediante APIs que permiten a los establecimientos procesar pagos de forma presente o en línea, por otro lado se elimina la barrera para empresas nuevas o personas físicas con actividad empresarial que necesitan aceptar tarjetas. Adicional al pago con tarjeta los agregadores ofrecen pagos en efectivo mediante depósitos referenciados en bancos o corresponsales y transferencias electrónicas mediante SPEI, es decir una solución integral para recibir pagos. Desgraciadamente, dado el esquema actual de pagos en el cual el agregador procesa sus pagos por medio de un adquirente por un lado se encarece el costo de procesamiento y por otro se tiene una tasa de aprobación baja derivado de la restricción de bines, es una posición desventajosa para el agregador ya que al mismo tiempo compite y procesa con el adquirente. El gran diferenciador es sin duda el desarrollo tecnológico y agilidad de procesos.

Dejando a un lado el costo de procesamiento, los agregadores además de impulsar la bancarización y aceptación de tarjetas son un motor para el desarrollo del comercio electrónico por lo cual deben evolucionar constantemente y ofrecer soluciones prácticas, seguras y con las operativas que demanda la industria. Asimismo para que esto suceda debe evolucionar el esquema de redes de medios de pago con tarjetas que por años ha estado controlado por los bancos y por un par de procesadores cuya visión se queda corta además de evolucionar lentamente. Apertura de bines, nuevas cámaras de compensación, soft descriptor y reducción de la tasa de intercambio son algunos de los cambios que se deben presentar.

Afortunadamente, se creó el comité de medios de pago que contempla un representante de los agregadores que sumado a la representación de adquirentes, emisores, cámaras de compensación y marcas podrá levantar la voz sobre las necesidades de los agregadores.

Creo que conforme los agregadores incrementen el volumen de pagos procesados tendrán mayor influencia en la regulación y podrán proponer cambios que beneficien a la industria y resten poder a los adquirentes y cámaras de compensación.

cropped-cropped-logo-tebv4.png